sexta-feira, maio 05, 2006

396) R.I.P Mercosul? (descanse em paz?)

De certa forma, eu assisti ao nascimento do Mercosul, vi ele de fraldas e tomando mamadeira, escrevi três livros para ajudar em seu desenvolvimento institucional e hoje sou obrigado a reconhecer os sinais precursores: ele se prepara para entregar a alma, curiosamente com alguns de seus criadores velando no seu leito de moribundo.
É o que eu posso concluir da leitura das materias de jornais, abaixo...


Final anticipado para un frágil Mercosur
Conflicto diplomático: el análisis de la noticia y la postura paraguaya

(Joaquín Morales Solá - La Nación)

El Mercosur se extingue por falta de aire. Tabaré Vázquez pudo cometer el error de la premura, pero marcó la dirección por la que se encamina Uruguay.
No está solo el presidente uruguayo. Hay, por el contrario, una opinión generalizada en la dirigencia de su país de que el Mercosur ha traicionado sus principios fundacionales. Se encerró en sí mismo, despreció a los socios más pequeños y se alejó de las oportunidades del mundo, del comercio internacional y de las inversiones.
Como si fuera poco, anoche se conoció una nueva reunión de algunos miembros del Mercosur, no todos, prevista para el jueves próximo en Iguazú. Brasil está preocupado -y ofuscado- con Evo Morales. La Argentina también. No importa. Uruguay y Paraguay no asistirán. Ellos también tienen crisis energéticas, estructuralmente más importantes que las de Brasil y la Argentina.
El conflicto argentino-uruguayo por las papeleras no hizo más que llevar a la superficie lo que estaba subyacente en el Mercosur. La Argentina no tuvo con Uruguay la generosidad ni la comprensión que se esperan del socio más grande (como sí la tuvo Brasil con la Argentina muchas veces) y la inutilidad comercial se convirtió también en impotencia política. Digan lo que digan, Uruguay ha decidido emprender su propio camino en el mundo, con el Mercosur o sin él.
Al revés de lo que se supone, Tabaré Vázquez era el más renuente de los dirigentes uruguayos a seguir esa senda. Su propia coalición de gobierno lo condicionaba -y lo condiciona- a tomar distancia del Mercosur. El propio presidente uruguayo esperó siempre más conciliaciones que enfrentamientos con Néstor Kirchner. Pero lo han metido en un laberinto sin otra salida que el adiós al Mercosur.
Raro escenario en el que la ola progresista de América latina (que no es la misma en todos los países, como se deduce frívolamente) está dinamitando la convivencia pacífica del subcontinente, devaluando su democracia y su sistema de libertades y promoviendo una patética pérdida de oportunidades. El escándalo político por las papeleras, que pudo encauzarse con sensatez, sólo conseguirá acobardar a los inversores en América latina.
El Mercosur nació no sólo para promover un mayor intercambio comercial entre sus países miembros; también lo hizo para integrarse al mundo como un bloque compacto de oportunidades para la inversión y de trasiego comercial. La conclusión es que Brasil y la Argentina acaban de firmar un trato de salvaguardias que limita el comercio entre ellos y que podría extenderse hacia Uruguay y Paraguay. Veinte años de retórica tirados por la borda.
* * *
Ni Brasil ni la Argentina estuvieron convencidos ni fueron flexibles a la hora de firmar un tratado de libre comercio con la Unión Europea. Europa es un continente duro cuando se trata de negociar los subsidios agrícolas, pero también estaba interesado en llegar a un tratado con el Mercosur. Su experiencia con México, donde llegó tarde y mal tras el acuerdo del Nafta, le dejó una lección.
¿Era ésa la posición de todo el Mercosur? No. Uruguay y Paraguay debieron seguir una ruta con Europa que no les convenía. Los socios mayores nunca consultaron con Montevideo y Asunción o, al menos, no lo hicieron de manera convencida. Además, Uruguay no pudo exportar en el último año bicicletas a la Argentina ni arroz a Brasil. Los tratados del Mercosur son, a su vez, muy severos para abarcar las alianzas comerciales de sus miembros con otros países.
Ultimamente se agregó, también, un marcado sesgo ideológico. Hugo Chávez es la mejor expresión de esa posición. Pulverizó la Comunidad Andina de Naciones porque dos de sus países miembros, Colombia y Perú, iniciaron negociaciones con los Estados Unidos para un Tratado de Libre Comercio. Chávez amenazó también a los países del Mercosur con la expulsión (y su país no es miembro pleno aún de la coalición del sur americano) de cualquier nación que trabare negociaciones de TLC con Washington.
Pero el propio Chávez no consultó con nadie cuando firmó con Fidel Castro y con el boliviano Evo Morales un tratado de libre comercio. Los dos países con mayores reservas energéticas de la región, Venezuela y Bolivia, podrían ideologizar más de lo tolerable las relaciones políticas y económicas de la región.
Hay algo de hipocresía en el discurso argentino de una alianza inconmovible con Brasil. El presidente Lula no ha tenido buenas referencias de Kirchner en diálogo con terceros presidentes. Y el propio Kirchner ha deslizado críticas reservadas a las "ambiciones imperiales" de Brasil en muchas oportunidades. La necesidad es lo que los junta: la Argentina no quiere sacar el conflicto con Uruguay de lo bilateral (a pesar de que, a veces, hace lo contrario en otras esferas). Y Brasil necesita de la Argentina para frenar los ímpetus de liderazgo de Chávez.
* * *
¿Por qué el Mercosur no trató el conflicto del corte de los puentes entre la Argentina y Uruguay? El pretexto de que es sólo un problema bilateral carece ya de sustento. Las pruebas cotidianas indican que el brete se desmadró.
¿Qué hubiera significado una reunión del Mercosur por las papeleras? Nada. Las decisiones de la alianza se toman por consenso. Uruguay hubiera expuesto su posición y la Argentina la suya. Brasil difícilmente hubiese tomado abierto partido por uno u otro país. Sin consenso no había resolución. Pero las formas y la institucionalidad habrían sido respetadas.
En junio debe hacerse en Buenos Aires la reunión de presidentes del Mercosur para que la Argentina le entregue a Brasil la presidencia pro témpore. ¿Es posible una reunión de los cuatro presidentes en las actuales condiciones? No.
Brasil y la Argentina volvieron a sorprender ayer con una convocatoria al presidente de Bolivia, Evo Morales, para el jueves. Se podría agregar Chávez a ese cónclave de presidentes preocupados por la energía. Tercera reunión parcial de países del Mercosur en apenas quince días. La política del Mercosur también ha fracasado entonces. Guste o no, Uruguay se va. Y los símbolos importan. El Mercosur sin Uruguay no será el Mercosur.
Por Joaquín Morales Solá
Para LA NACION
http://www.lanacion.com.ar/politica/nota.asp?nota_id=802471
LA NACION | 03.05.2006 | Página 7 | Política

Vázquez adelantó a Paraguay su condición para no irse del bloque

Quiere cambiar la cláusula que impide negociar de país a país
Uruguay informó en las últimas horas a las autoridades paraguayas que tiene lista una propuesta para modificar lo que aparece como una de las principales trabas para su continuidad como miembro pleno del Mercosur: la imposibilidad de sellar acuerdos comerciales bilaterales con otro país.
La resolución 32, aprobada hace seis años, estipula que para mantener el status de miembro pleno los integrantes del bloque no podrán negociar de manera individual acuerdos comerciales o económicos con otros países.
"Tuvimos contactos con el gobierno uruguayo, que nos señaló que no es su interés retirarse del Mercosur, sino hacer algunos planteos sobre el relacionamiento externo", dijo Rubén Ramírez Lescano, viceministro de Relaciones Exteriores para Asuntos Económicos e Integración de Paraguay, en diálogo con LA NACION.
Anteanoche, en medio de las repercusiones que produjeron los dichos del presidente uruguayo, Tabaré Vázquez -confió a LA NACION, en Washington, su intención de dejar de ser miembro pleno del Mercosur si se le impide a su país avanzar en el nivel comercial-, el canciller Reinaldo Gargano llamó a Asunción a su par Leila Rachid.
Según supo LA NACION, durante la charla telefónica el ministro insistió en la idea de que "sólo se trata de versiones periodísticas, porque Uruguay no está pensando en dejar el Mercosur". Sin embargo, desde Montevideo se confirmó que la administración de Vázquez tiene lista una serie de propuestas de cambio para el bloque como única opción para evitar su salida del acuerdo.
El vicecanciller paraguayo sumó a su país a la larga lista de los que hacen un diagnóstico crítico del bloque que integran la Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay como miembros plenos, y Bolivia, Chile y Venezuela como asociados.
"El Mercosur transita una coyuntura crítica que entendemos se debe fundamentalmente a la falta de instrumentos para la construcción comunitaria a la luz de la realidad del intercambio comercial intra-Mercosur y de las necesidades de proyección en las negociaciones extrarregionales", dijo Ramírez Lescano.
Las insistentes llamadas a la canciller Rachid fueron vanas. La ministra guardará silencio respecto de la situación del Mercosur hasta tanto se descomprima el tema. La administración de Nicanor Duarte Frutos quiso limitar el tema al ámbito de discusión técnica.
"Creemos que existe la necesidad de profundizar el Mercosur, de cumplir con los compromisos del Tratado de Asunción, y esto implica también abordar cuestiones que nos den el rumbo sobre el que vamos a edificar la construcción comunitaria", dijo Ramírez Lescano.
-¿Analizó Paraguay alguna vez pedir su cambio de status en el Mercosur?
-No. Analizamos permanentemente las opciones que tienen los instrumentos de la política comercial y en qué escenarios podemos abordar las cuestiones. Creemos que el Mercosur sigue siendo una opción viable.
Y concluyó: "La Medida de Adaptación Competitiva [MAC] entre la Argentina y Brasil es un ejemplo de lo que no queremos que suceda"
El vicecanciller abundó en detalles: "Si un Estado miembro firma acuerdos individuales con terceros países se generan perforaciones al arancel externo común. Eso es lo que acordamos no hacer, con la decisión 32. La información que nos dio el gobierno uruguayo es que tiene alguna propuesta en ese sentido".
Por Florencia Carbone
De la Redacción de LA NACION
http://www.lanacion.com.ar/politica/nota.asp?nota_id=802470
LA NACION | 03.05.2006 | Página 7 | Política

Pasos para dejar el bloque

Uruguay puede retirarse en forma unilateral del Mercosur, pero necesitaría de la aprobación de la Argentina, Brasil y Paraguay si quisiera ser un socio no pleno, como Chile y Bolivia.
Según el artículo 21 del Tratado de Asunción, que da vida al Mercosur, el Estado que desee retirarse debe "denunciar" el acuerdo. Para ello tiene mandar una nota formal y expresa comunicando su decisión de denunciar el acuerdo al Ministerio de Relaciones Exteriores de Paraguay.
Según el artículo 22, después de realizada la denuncia el país que se quiere ir y los socios que se quedan tienen que negociar por 60 días un programa de "liberación" del tratado.
Los derechos y obligaciones que surjan de ese programa de liberación tendrán vigencia por dos años.
El Tratado de Asunción no previó la posibilidad de que hubieran socios no plenos. Por eso, según indicaron fuentes oficiales, si Uruguay quisiera permanecer como socio no pleno debería pedir autorización al resto de los países, tal cual se hizo con Chile y Bolivia cuando firmaron sus tratados.
http://www.lanacion.com.ar/politica/nota.asp?nota_id=802408
LA NACION | 03.05.2006 | Página 6 | Política

1 Comments:

Anonymous Anônimo said...

Se fué mismo?

sábado, maio 06, 2006 12:49:00 PM  

Postar um comentário

Links to this post:

Criar um link

<< Home